Saludisima
×

En forma después del parto

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

A la dicha de haber recibido a tu bebé, finalmente, lograr la conexión que tanto soñabas, conocerle la carita, sus manos, sus piecitos, y todo lo romántico que uno ha atravesado después de dar a luz, se le contrapone la realidad de nuestro cuerpo, las secuelas de meses de albergar un abdomen y algunos kilos de más, acumulados gracias a la retención de líquidos propia del embarazo, una dieta descuidada, antojos y demás.

Lo más normal, por desgracia, es haber parido un bebé a los nueve meses y ¡seguir pareciendo una embarazada de cuatro o cinco meses!

Sin embargo, con ejercicio puedes recuperar la figura que habías perdido. Hay que tener en cuenta que los ejercicios realizados durante el embarazo no se relacionaban en lo más mínimo con los músculos abdominales y que, además, quedan distendidos después del embarazo y del parto.

En teoría, la actividad física postparto puede comenzarse a las 24 horas después de haber parido. Es lógico que nadie lo haga puesto que las fuerzas aún no se han recuperado por el desgaste del parto. Pero físicamente, para quien quisiera hacerlo, el cuerpo está preparado y no se lastimaría. Desde ya depende de la situación de cada parto y siempre es aconsejable hablarlo, por las dudas, con el médico.

En una situación de parto natural sin complicaciones puedes realizar una serie de ejercicios para piernas, abdomen e incluso continuar con los de espalda que hiciste durante el embarazo. Hay que tener en cuenta que la columna ya no soportará el peso del bebé dentro de la panza pero sí lo hará fuera de la misma.

Si el parto fue quirúrgico o traumático deberás esperar un tiempo antes de comenzar con la actividad física, por lo general de 2 a tres meses, y extremar los cuidados al retomar la actividad abdominal.

Lo más divertido de los ejercicios después del parto es poder realizarlos con el bebé. A los niños les encanta estar en brazos de su madre mientras ella, con movimientos suaves, va realizando sus ejercicios. Así, para fortalecer los brazos, se recuesta sobre una colchoneta y se eleva al bebé hasta la altura de la cabeza de la madre, y luego se lo baja. Para fortalecer los glúteos, se sienta la madre sobre el piso y coloca al bebé sobre el regazo, mientras trata de avanzar con los glúteos hacia adelante, y luego hacia atrás, en una especie de “caminata”.

Los abdominales pueden comenzar a hacerse con 3 repeticiones, de a grupos de 5 los primeros días, aumentando luego progresivamente la cantidad de cada una de las series.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*