Saludisima
×

El sexo, una cuestión de conveniencia

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El sexo de los gusanos nematodos es una característica de conveniencia: puede cambiarlo en función de las oportunidades de apareamiento. Esto fue descubierto por un equipo de científicos de la Universidad de Alberta en Canadá y de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos.

Es habitual que un ser vivo modifique su comportamiento dependiendo del entorno en el que se encuentre, sin embargo, hasta ahora se creía que estas circunstancias no afectaban nuestros genes, ahora se demuestra que sí pueden verse alterados por el entorno“, explica el doctor David Pilgrim del departamento de ciencias biológicas de la Universidad de Alberta.

Como los humanos, el gusano nematodo hembra posee cromosomas XX, pero el nematodo macho sólo posee una única X. Durante las investigaciones, los científicos mostraron que el porcentaje de miembros de uno u otro sexo podía ser alterado en función de la cantidad de comida que el animal detectara.

Aunque una joven hembra es aún muy joven para mostrar sus características sexuales, ya sabe juzgar cuánta comida habrá disponible cuado esté sexualmente madura; si cree que habrá mucha, en muchos casos perderá uno de sus cromosomas X, convirtiéndose genéticamente en un macho; en cambio, si piensa que habrá poca comida, mantendrá sus cromosomas XX y crecerá como una hembra. Esta hembra (en realidad un hermafrodita, ya que puede producir tanto esperma como óvulos) puede fertilizarse a sí misma si no encuentra a un macho, pero su descendencia será sólo del género femenino (XX).

Si la densidad de población es alta, como suele ocurrir donde hay comida, entonces es beneficioso ser un macho, ya que el nematodo macho es menos abundante y las oportunidades de encontrar una pareja hembra son más altas. Si fueran bajas, el gusano se sentirá más seguro siendo una hembra, ya que aún puede procrear, aunque nunca encuentre a otro animal. El truco está en saber estimar si habrá o no comida disponible, ya que la decisión de ser hembra o macho deben tomarla los gusanos con una cierta anticipación.

Esta investigación nos ayudará a entender cómo se adaptan los animales a un entorno variable, y hasta cierto punto, por qué existe el sexo.

Lo que resulta impresionante es que nadie había notado estos cambios en los pasados 30 años, ya que los nematodos son una de las especies favoritas de los investigadores para responder preguntas básicas sobre sexo y reproducción. La pequeña criatura, conocida como Caenorhabditis elegans, vive en el lodo, se alimenta de bacterias y es un poco menos gruesa que un cabello humano, pero ofrece grandes beneficios a la ciencia ya que los investigadores pueden observar procesos biológicos dentro del animal debido a que su piel es muy clara. Además, el animal madura rápidamente, creciendo de embrión a adulto en sólo cuatro días, lo que acelera las investigaciones.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*